MESA EN TORNO A “LA FILLE DU RÉGIMENT”

 

INTERVIENEN: MAESTRO SANTIAGO SERRATE, DIRECTOR MUSICAL, Y EMILIO GALÁN, PRESIDENTE DE LA ASAO

LUGAR: SALA DE PRENSA DEL TEATRO DE LA MAESTRANZA, 25 DE NOVIEMBRE, 2017.

Comenzó el Presidente, presentando al Maestro Santiago Serrate, que es bien conocido en Sevilla porque durante varios años fue en esta casa Director asistente del Maestro Halffter, como en otras ocasiones lo ha sido de los Maestros Antoni Ros Marbá, Giacomo Sagripanti o Michel Plasson.

Resultado de imagen de LA FILLE DU RÉGIMENT MAESTRANZA

En el Maestranza tuvimos ocasión de verlo en febrero del 2013 dirigiendo el estreno en España de Sarka de Janacek, en programa doble  con Cavalleria Rusticana de Mascagni, o en febrero de 2010 en El Empresario de Mozart y El prisionero de Dallapiccola, en versión concierto, el Teléfono de Gian Carlo Menotti, o Cristoforo Colombo de Ramón Carnicer, ambas en 2012 y con Damián del Castillo como protagonista, ganador del Premio de Nuevas Voces en 2011.

Hoy Santi Serrate es ya un director consagrado, con apenas cuarenta años, que “vuela” por su cuenta, y que dirige en los teatros más exigentes del mundo (Italia, Portugal, Grecia, Mexico, China).

Recuerda el Presidente que aquí mismo tuvo ocasión de compartir una Mesa en torno a Tosca, el 28 de mayo de 2015.  “Fue la primera vez y creo que hubo bastante afinidad entre nosotros, o como ahora se dice hubo feeling entre ambos para conducir la Mesa, que fue un éxito de público”.

SOBRE LA ÓPERA Y DONIZETTI

Sobre “La fille du régiment” mencionó que es una ópera cómica en dos actos con música de Gaetano Donizetti y libreto en francés de Jean François Bayard y J. H. Vernoy de Saint-Georges, basado en una pieza de Gollmick. Fue estrenada el 11 de febrero de 1840 en la Opéra-Comique de París. Una versión ligeramente diferente en italiano, “La figlia del reggimento”, fue adaptada a los gustos del público italiano. Tiene dos actos. Dura aproximadamente unas dos horas. Aparece como la 76 entre las 100 óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la número 31 en Italia y la cuarta de Donizetti, con 53 representaciones.

Resultado de imagen de LA FILLE DU RÉGIMENT MAESTRANZA

Gaetano Donizetti fue un compositor muy prolífico que compuso 75 óperas en su no muy larga vida (Bérgamo 1797- 1848). Es prácticamente el compositor que sirvió de puente entre Rossini y Bellini. En sus primeros títulos (por ejemplo en la ópera bufa “L’ajo nell’imbarazzo”, de 1824) escribe imitando a Rossini, pero en 1830  dio una vuelta de timón y se  situó junto a Bellini en el campo del belcantismo historicista (“Anna Bolena”,  “Lucrezia Borgia”).

Aunque se encontraba cómodo en Nápoles, la estrechez de miras de la monarquía napolitana y su equipo de censores le hicieron la vida imposible –la prohibición de su Poliuto, fue la gota que derramó el vaso-, y Donizetti (ahora viudo y sin hijos) tomó la vía de la menos problemática vida francesa, donde la censura apenas molestaba y donde había un número importante de teatros.

Escribió “La fille”, que hacía su número cincuenta, después de “Lucia” y “El elixir”, y antes de “La favorita”, “María de Padilla” y “Don Pasquale”, durante su estancia en París que inicia en 1837. La compone en 1839 y se estrena en el año 1840. Es su primera ópera original francesa. Luego vendría “La favorita”. Donizetti invade París. Escribe de forma acelerada como si quisiera emborracharse de trabajo, a un ritmo tan acelerado que denota un cansancio físico y moral. Según Berlioz, “Ya no se habla de los teatro líricos de París, sino de los teatros  de Donizetti”.

EL ESTRENO, EL OLVIDO Y LA RECUPERACIÓN EN LOS AÑOS SESENTA

El estreno de la Fille casi fue un fracaso por los antidonizettianos que había en París. No gustó demasiado, pero en las funciones siguientes remontó el vuelo, porque al ser una especie de nacionalismo operístico se convirtió en una de las más populares de Francia, que hasta la Primera Guerra mundial fue la ópera “patriótica”, cuyo “Himno del Regimiento” se cantaba en muchas ciudades francesas en la fiesta de la República del 14 de julio.

No se considera una de las obras maestras de Donizetti. Se coloca siempre detrás de “Lucia”, “El Elixir”, “Anna Bolena”, “La Favorita”, “Don Pasquale”, e incluso “Roberto Devereoux”, “Lucrezia Borgia” o “Torcuato Tasso”.

En el siglo XX, a partir de la Primera Guerra Mundial, hubo un declive de la ópera italiana. Tuvo mucho que ver en esto del desprecio y desvalorización del bel canto, la irrupción del repertorio wagneriano.

En los años 1960, este panorama fue cambiando rápidamente, en gran parte por la presión de la nueva industria discográfica, a partir del invento del disco de vinilo (1948). Algunas personas mal informadas no son conscientes de la importancia que ha tenido el disco en la difusión musical moderna. En todo caso, las industrias así nacidas, después de varios años de publicar docenas de Aidas, Toscas y Bohèmes decidieron que era hora de emprender caminos “más arriesgados” y gracias a la labor de algunos directores de orquesta  (Vittorio Gui el primero; Richard Bonynge más tarde) se dio un importante impulso a la recuperación de títulos antiguos, y se produjo la llamada “Donizetti Renaissance” que devolvió la vida a muchas de las óperas del maestro de Bérgamo.

Fue un gran acierto de Bonynge representar “La Fille du régimen” en el Covent Garden con Joan Sutherland (con su nada esbelta figura tocando el tambor, de entrada criticada por un papel cómico, que molestó al público “de siempre”) y el esplendoroso tenor Luciano Pavarotti, con su exhibición de los nueve dos de pecho de la cabaletta de su aria del primer acto (a pesar de su deficientísimo francés). Bonynge, convirtió en nueve does esas notas, que originalmente eran sólo cuatro si bemoles, que nunca habían llamado la atención. Pasó así de ser una ópera “de soprano” a una ópera “de tenor”.

SOBRE LA REPRESENTACIÓN EN EL MAESTRANZA

Pero el Maestro Serrate interrumpió diciendo que no solo es la ópera de los “nueve do5” de “Ah! mes amis”, que pueden convertirse en once, como lo hace John Osborn, que incluso lo transporta a re bemol, sino la bellísima “Il fault partir”, y “Par le rang et l’opulence (Según el rango y la opulencia)”, la difícil y tierna, “Pour me rapprocher de Marie (Para acercarse a Marie)”, y la patriótica “Salut à la France”. Es una ópera con grandes dosis irónicas de crítica social. “Además, – puntualiza Serrate -, el papel del coro es esencial y es protagonista en muchos momentos; interviene en los diálogos”. “Y EL Coro del Maestranza, que conozco muy bien, es excepcional”.

Resultado de imagen de LA FILLE DU RÉGIMENT SANTIAGO SERRATE

El argumento de la ópera es simple e inaudito. Se desarrolla en el Tirol suizo, en tiempos de Napoleón, en 1805. El amor de una cantinera, Marie, acogida por un regimiento cuando fue abandonada por su madre, Marquesa de Berkenfield, que quedó embarazada de un capitán que murió en la guerra, y Tonio, un campesino tirolés que debe de enrolarse en el ejército francés si quiere ser novio de Marie. Aquí es tan importante el papel del sargento Sulpice y el del Coro, que es el regimiento, como el de los dos protagonistas, Marie y Tonio.

El Maestro dió las claves más importantes de esta obra, que considera “maestra”, a pesar de no ser de las más representadas de Donizetti. Es una comedia y la producción de Laurent Pelly, presenta una crítica social con gran sentido del humor y gran acierto en sus paisajes. “Hemos tenido la gran suerte de tener una pareja inaudita: la joven soprano sudafricana Pretty Yende, que dentro de muy poco su cachet hará que no sea posible traerla a Sevilla, y el magnífico, y aún desconocido en España, tenor norteamericano John Osborn. Ambos no solo están a la altura de los mejores cantantes del momento, sino que hacen una magnífica interpretación escénica”. Como anécdota cita que en el Liceo, este año Bibiana Fernández, hizo el papel de Duquesa de Crakentorp, con un gran éxito. Ángela Molina lo hizo en el Real en 2014 y aquí lo hace Vicky Peña. Todo un lujo.

El Maestro completó sus intervenciones con distintos pasajes al piano, para demostrar la originalidad de la ópera pero al mismo tiempo también la similitud con otras obras donizettiana. Fue toda una auténtica lección musical que nos hizo ver sus cualidades didácticas junto con su gran conocimiento de la ópera.

 

 

 

Deja un comentario

Comentario
Nombre*
Mail*
Website*