Sobre el Recital de Irina Lévian en el Teatro de La Maestranza

 

IRINA LÉVIAN TRIUNFA EN EL MAESTRANZA CON UN DIFICIL Y COMPLEJO RECITAL

16  enero 2016

Sala Manuel García del Teatro de la Maestranza

Soprano: Irina Lévian; piano Francisco Soriano

La soprano ucraniana, Irina Lévian, ganadora del Certamen de Nuevas Voces Ciudad de Sevilla en su edición XII, 2014, ofreció el pasado día 16 un recital en el Teatro de la Maestranza, dentro del Ciclo Jóvenes Intérpretes. Este recital forma parte de los compromisos que las entidades colaboradoras adquieren con la ASAO para los ganadores del citado Certamen y que en este caso no pudo cumplimentarse en la temporada anterior por la maternidad de la ganadora.

Irina ofreció un complicado recital. Comenzó con una primera parte wagneriana en la que cantó “Las Canciones de Mathilde Wesendonck”, los cinco poemas que el músico compuso para su musa (Isolda). Aquí demostró su voz bien timbrada, de suficiente volumen, ancha y bien impostada, que sonó a veces dulce, a veces melancólica, pero siempre llena de romanticismo, y que fue ganando en profundidad. La segunda parte consistió en tres canciones rusas de Pauline Viardot, donde Irina lució espléndidamente, con graves bien impostados y agudos de gran impacto, propios de las voces eslavas de centro ancho y poderoso, lo que le hizo en su momento brillar en el Certamen de la ASAO.

Para terminar eligió zarzuela, que resolvió con holgura y personalidad, que, aunque sonó en general algo diferente a lo que las sopranos españolas nos acostumbran, es de resaltar la forma en que cantó “Los de Aragón” y sobre todo la difícil romanza de Sagrario de “La rosa del azafrán”. Como “regalo” abordó “Un bel di vedremo” de “Madame Butterfly”, donde demostró todo su temperamento y capacidad para cantar a Puccini.

Fue acompañada al piano por Francisco Soriano, que actuó con gran complicidad y que de forma brillante interpretó además a Falla.

En resumen, un recital muy completo y difícil que tanto Irina como el Maestro Soriano supieron resolver con solvencia. La soprano ha ganado con el tiempo madurez en la voz y seguridad en la interpretación y esperamos volver a verla pronto en un rol de protagonista pucciniana.

Deja un comentario

Comentario
Nombre*
Mail*
Website*