HEROÍNAS VERDIANAS: GILDA (RIGOLETTO) Y VIOLETTA (LA TRAVIATA)

Siempre es un placer escuchar hablar a Victoria Stapells y a Arturo Reverter, ambos grandes críticos musicales con presencia nacional e internacional. Esta vez, los dos expertos en ópera impartieron una conferencia titulada ‘Heroínas verdianas’, centrada en las dos protagonistas femeninas de las óperas ‘Rigoletto’, y ‘La Traviata’. La conferencia tuvo lugar en la Sala de Prensa del Maestranza por cortesía del Teatro.

Gilda y Violetta fueron analizadas por Victoria y Arturo como personajes femeninos en el contexto histórico en el que nacen y cómo evolucionan en la actuación y en la música de las óperas de las que son protagonistas.

Victoria Stapells hizo referencia a que tanto Gilda como Violetta guardan varias coincidencias. En primer lugar, el libretista de los dos títulos operísticos, Francesco Maria Piave; en segundo lugar, la inspiración de las historias en la literatura francesa (‘Le Roi s’amuse’, de Víctor Hugo para Rigoletto y ‘La dame aux camélias’ de Alexandre Dumas para La Traviata); en tercer lugar, ambas obras se estrenan en Venecia. Para los estrenos de ‘La Traviata’ y de ‘Rigoletto’, se contó con las sopranos Salvini-Donatelli y Teresina Brambilla en los papeles de Violetta y Gilda, respectivamente. Arturo Reverter afirmó que Verdi nunca había estado satisfecho con los cantantes elegidos para los estrenos y siempre tuvo otras preferencias que finalmente no pudieron cumplirse.

Gilda, evoluciona del primero al tercer acto, tanto en su vestimenta, pues comienza con un vestido blanco símbolo de pureza y acaba vestida de hombre, como en su carácter, de muchacha que guarda inocencia hacia mujer que actúa con determinación y valentía, y que incluso es capaz de dar su vida por su amado.

La música también evoluciona: desde los instrumentos de viento que acompañan a las escenas rápidas y rítmicas, hasta la música de cuerda suave y celestial del final, que anuncia el perdón y la reconciliación entre Gilda y Rigoletto, su padre.

Arturo resaltó las dificultades del dúo del primer acto para el barítono, que debe de expresarse como un padre bondadoso pero también temeroso de que sus salidas a la Iglesia, – la única ocasión que muchas jóvenes tenían entonces de conocer a posibles pretendientes-, la pudieran conducir a su perdición. Con cambios de tonalidades, Verdi supo acompañar a las expresiones de los diferentes sentimientos. Este dúo lo ilustró cantado por el barítono Ettore Bastianini. Dúo que contrapuso con el de Gilda y el Duque, en el que ella se comporta como una joven crédula e ilusionada, que termina con en re sobreagudo, como lo cantaba Alfredo Kraus (en el ejemplo con la bella soprano Gianna D’Angelo).

A continuación mostraron cómo la gran soprano alemana Diana Danrau es capaz de cantar ‘Caro nome’, con una gran perfección y con los trinos a que hoy nos tiene acostumbrado el personaje, desde cualquier posición (tendida, boca abajo, tapada, etc) en una reciente interpretación.

Arturo habló también de que a Alfredo Kraus no le gustaba el personaje del Duque de Mantua a pesar de ser el que más veces cantó, porque era una persona despreciable, que solo en un momento del segundo acto parece que está verdaderamente enamorado de Gilda, aunque una vez que la posee vuelve a sus andadas.

 

Por su lado, ‘La Traviata’ plasma las escenas de vida social que se daban en el París de mediados del siglo XIX y la prostitución y la tuberculosis como temas paralelos. En el segundo acto la protagonista dejará los excesos de la vida parisina para vivir en el campo junto a su amado Alfredo, a pesar de que, como puntualizó Victoria, el final del primer acto termina con el ‘Sempre líbera’. La visita del padre de Alfredo hará que Violetta muestre un gran cambio de carácter: de mujer dominada a dominadora. “En esta escena, Violetta manda”, afirmó Victoria Stapells. Al final de la ópera la protagonista se mostrará fuerte de emoción, a pesar de su enfermedad, y generosa. Y muere entonando un ‘In me rinasce’ con cierta paz y alegría, muy diferente de cómo muere Mimí, por ejemplo.

Arturo Reverter habló de la música de ‘La Traviata’ y destacó las arias de complicados trinos y florituras, necesarias para dar intención a la interpretación, especialmente en el primer acto. Nos hizo vibrar con el final del difícil dúo del segundo acto entre Violetta y Germont padre, y el ‘Amami Alfredo’, así como la última aria de Violetta, cantada por Anna Netrebko, ‘Addio del passato’ (Festival de Salzburgo, 2005), en una puesta en escena minimalista. Tres tipos de sopranos sería lo ideal para interpretar ‘La Traviata’, que evoluciona desde una soprano ligera a dramática. Para finalizar nos quedamos con la frase: “El amor es más fuerte que la enfermedad”.

Gilda y Violetta son dos mujeres que cambian por amor, porque poseen la determinación para cambiar. En cualquier caso, Gilda y Violetta han demostrado ser dos personajes complejos, apasionados y de corazón noble.

Una gran conferencia impartida por dos grandes conocedores de ópera y voces, que delinearon perfectamente a los personajes, a través de sus comportamientos y de la inspirada música de Verdi, que supo moverse de forma expresiva para que el espectador “sintiera” estos cambios.

Deja un comentario

Comentario
Nombre*
Mail*
Website*