reseña sobre la mesa “En torno a…La tabernera del puerto”

La zarzuela La tabernera del puerto ha sido acogida con gran éxito entre los asistentes al Teatro de la Maestranza y la crítica. Ya se preveía la conquista del público en la mesa redonda celebrada el día antes de su estreno. La actividad, “En torno a… La tabernera del puerto”, organizada por la Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera en colaboración con el coliseo sevillano, destacó por la sentida ausencia de Emilio Galán Huertos, presidente de la ASAO y fallecido recientemente; su hija, Paloma Galán, historiadora contemporánea y especialista en Historia de la Zarzuela, aportó los datos históricos y moderó el coloquio en el que intervinieron Mario Gas, director de escena e Íñigo Sampil, director del Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza.

La acción de la historia se desarrolla en la ciudad imaginaria de Cantabreda, en el norte de España. “Gran parte del éxito de esta zarzuela, además de la gran música de Pablo Sorozábal, se debe a la calidad de su libreto escrito por Guillermo Fernández-Shaw y Federico Romero. En este libreto se encuentran todos los elementos que su compositor buscaba: amor, acción, contrabando, maltrato dentro de un ambiente marinero. Ingredientes que podría tener cualquier thriller de hoy”, contaba Paloma Galán. Y añadía que “si en una historia de amor, como la que nos cuenta esta zarzuela, los sentimientos no son de verdad, no llega al público por muy buena música que tenga.”

 

La historia de amor la protagonizan Leandro y Marola, interpretados por María José Moreno y Antonio Gandía en el Maestranza. Para el director de escena, Mario Gas, era importante que los actores cantaran y que los cantantes fueran actores. “Queremos hacer teatro”, aseguraba Gas, y lo consiguieron. Esta producción ha contado con el escenógrafo Ezio Frigerio, discípulo del gran Giorgio Strehler y colaborador de Vittorio de Sica o Bernardo Bertolucci. Su figurinista Franca Squarciapino ha sido premiada con el Oscar de Hollywood por su vestuario para Cyrano de Bergerac en 1990.

 

Íñigo Sampil destacó la presencia de la música de coros castellanos en esta obra lírica. “El coro distingue esta zarzuela de la del siglo XIX, por ejemplo en el inicio, con las voces masculinas, muy moderno y cinematográfico”, afirmó. La presencia de la música jazz o el protagonismo de la percusión son innovaciones propuestas por Sorozábal en su composición.

Mario Gas definió también La tabernera del puerto como una obra muy adaptable al cine. “Además hemos querido que la imagen cinematográfica estuviera presente con proyecciones. Esto no es algo que esté de moda ahora, sino que ya se hacía en los años 20”, aclaró.

Los componentes de la mesa destacaron la importancia de esta composición que incluye, además, una de las romanzas más célebres del género, “No puede ser” que canta Leandro. Asimismo, se habló del deterioro de la imagen de este género en las últimas décadas y que sin embargo obtiene un gran éxito en los escenarios del extranjero. Por ello animaron a trabajar más en la promoción de la zarzuela en Sevilla y en otros teatros de España.

Deja un comentario

Comentario
Nombre*
Mail*
Website*