EL ELIXIR DE AMOR. (2) LOS CRITICABLES HABITUALES. José Luis López

Los Criticables Habituales.

José Luis López López.

 

Y ahora sí les toca a los «criticables» habituales. Empecemos por los cantantes, como suele hacerse siempre. Para ser cinco solistas, con mayor o menor relevancia, es destacable que constituyeran un elenco bastante equilibrado: eso es mucho.

maria jose morenoIndividualizamos (en el orden que figuran en el libreto impreso): la granadina María José Moreno (Adina) tuvo dos tiempos: tras comenzar algo «dura», tras el descanso alcanzó una perfecta impostación, con un registro redondo, pleno, excepcional; aparte de una actuación teatral llena de naturalidad y gracia. Una soprano ligera que cada vez irá a más.

joshua guerreroEl tenor californiano Joshua Guerrero es un lírico-ligero, del que teníamos la garantía del premio obtenido en el premio Operalia; comenzó frío, pero también fue de menos a más. Resolvió conmovedoramente (en una pausa intimista, magistralmente elegida, del alboroto circense) «Una furtiva lacrima» (en italiano, «lacrima», aunque no lleve tilde ‒no las hay, prácticamente, en ese idioma‒ es esdrújula), tal vez el aria más célebre de todas las óperas «populares».

massimo cavalettiEl barítono de Lucca, Italia, Massimo Cavaletti mostró una voz menos definida y algo titubeante, divertido y fanfarrón en su doble papel de domador del circo y de sargento, aunque engolado en exceso.

 

kiril manolovEl búlgaro Kiril Manolov, barítono (el papel exigía un bajo bufo, pero él, con su voluminosa presencia y amplia teatralidad, compensó sobradamente esa carencia). Cuando le vendió, engañosamente, al pobre de Nemorino, una supuesta botella de «elixir», que era en realidad de vino de Burdeos, hay que dar por supuesto que se trataba de un «burdeos» corriente y barato, no de un premier cru de alguno de los «châteaux» que son la gloria de la enología bordelesa y gala.

leonor bonilla

Finalmente, la sevillana Leonor Bonilla, a la que tenemos un especial cariño por ser la vencedora de nuestro Certamen de Nuevas Voces del año 2013 como Gianetta (reciente su triunfo en los Carmina Burana que nos ofreció la OCNE, dirigida por P. Halffter), aunque su papel cantor es breve (no así su brillante y destacada presencia teatral), no está dispuesta a dejar pasar la más mínima oportunidad: unos maravillosos agudos (como en el Dulcissime de los Carmina) y una voz perfectamente colocada, están pidiendo paso para papeles de más enjundia.

Y puestos a hablar de voces, las del Corro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza, especialmente las femeninas. Íñigo Sampil ha depurado este Coro hasta convertirlo, sin exageración, en uno de los mejores, si no el mejor, Coro de España. Una pena que la escenografía no alcanzara a dotar al Coro de más bellos movimientos coreográficos, a juego con sus voces..

Terminamos. El canadiense Yves Abel hizo una lectura ágil, vigorosa, delicadísima en los momentos más sutiles (como el dúo Chiedo all’aura o el aria Prendi, per me sei libero ‒«libero» también es palabra esdrújula en italiano). Con su pulso firme y medido, la ROSS se volcó. Igual que con el Coro, podemos decir que nuestra Sinfónica es una de las mejores orquestas de España (incluidas regiones independentistas).

No existe la obra humana perfecta. Pero sí la obra humana feliz. Y este L’elisir d’amore lo fue.

Hay que descubrirse y guardar este tesoro en zona preferente de nuestra memoria.