GRAN ÉXITO DEL ENCUENTRO CON EL MAESTRO HALFFTER

LA FLAUTA MÁGICA. ENCUENTRO CON EL MAESTRO PEDRO HALFFTER

Organizado por: CICUS, Teatro de la Maestranza, ASAO

Miércoles 25 de enero de 2017

Salón de Actos del Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS), 18,30h. Lleno absoluto.

IMG_4931

FOTO CORTESÍA DEL CICUS

Siguiendo con la iniciativa del Teatro de la Maestranza y la Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera de acercamiento de la ópera a la sociedad sevillana, mediante un encuentro con el Director Musical del Teatro, el pasado miércoles se programó una Conferencia en el CICUS para hablar sobre La Flauta Mágica. Se cumple así con el compromiso que el Director, Prof. Luis Méndez, hizo durante el anterior Coloquio sobre Tannhäuser, cuando se sumó a la coorganización de este tipo de conferencias.

P1170203El Presidente de la ASAO, Prof. Emilio Galán, presento el acto, comenzando por dar la bienvenida en nombre de la Asociación y en el de la Universidad de Sevilla, dado que el Director se encontraba impartiendo una conferencia a esa hora en otro centro. Así mismo agradeció al CICUS todas las facilidades dadas para que este segundo encuentro de la temporada se pudiera hacer en ese centro universitario.

P1170219Después el Presidente presentó brevemente al Maestro, resaltando sus facetas de Director, Compositor e Intérprete (piano y chelo). Felicitó al Maestro por su reciente nombramiento como “el mejor director wagneriano de España” otorgado por la revista especializada Beckmesser, tras el estreno de Tannhäuser en Sevilla este octubre, y además informó de que  precisamente el Maestro acaba de volver de Trieste, donde en el Teatro Verdi ha dirigido una nueva producción de “La Flauta Mágica”. Es por tanto un buen conocedor de la obra de la que va a hablar y a dirigir en el Maestranza.

Destacó el Presidente que los objetivos de estos coloquios eran sacar al Teatro fuera del Teatro y  contactar en la ciudad con otros ámbitos sociales que no sean los clásicos.

P1170211Como en el caso anterior, el protagonista de la tarde fue el Maestro Halffter, si bien él dijo que el protagonista era “La Flauta Mágica”. Comenzó contextualizando el momento en que Mozart escribió esta ópera. Fue durante el último año de su vida, 1791. El año había comenzado con una producción musical no muy importante (minuetos, polkas, valses) ajustada a la moda de la época y para poder sobrevivir económicamente. Pero ese año le pidieron que escribiera tres obras muy importantes. En Junio se presentó en su casa un desconocido, vestido de negro, que no se identificó y le encargó la composición de un réquiem. Le dio un adelanto y quedaron en que regresaría en un mes. Pero el compositor fue llamado desde Praga para escribir la ópera “La clemencia de Tito”, para festejar la coronación de Leopoldo II de Austria, como Rey de Bohemia, a lo que no se podía negar, especialmente dadas las delicada relaciones que mantenía con la Corona, que no veía con buenos ojos a la masonería porque la identificaban con los ideales de la Revolución Francesa acaecida unos años antes. Por otro lado,  casi al mismo tiempo su amigo Emanuel Schikaneder, empresario, de la misma logia que Mozart, que también pasaba por momentos de apuros, le pidió que le pusiera música a una ópera que acaba de escribir y que podía sacarlos de la mala situación. Tampoco a esto se podía Mozart resistir.

”La Clemenza di Tito” se estrenó el seis de septiembre, “la Flauta Mágica” algo después, el 30 de septiembre en el teatro Wieden de Viena, y el Requien no lo pudo terminar antes de morir (5 de diciembre). Sin embargo la idea del Requien le obsesionó, porque el sombrío personaje que se la encargó, que era un enviado del Conde Walsegg, músico aficionado cuya esposa había muerto y deseaba ofrecer unos funerales con la Misa, queriendo hacer creer que era suya, se le aparecía tétricamente, y Mozart llegó a creer, en su estado enfermo y fatigado, que ese personaje era un mensajero del destino y que el Réquiem que iba a componer sería para su propio funeral.

Es claro que este estado de ansiedad por cumplir con los tres compromisos y ya bastante debilitado, precipitó su muerte. “La Flauta Mágica” fue así su última ópera estrenada y dirigida por él y hoy es la más representada.

P1170231A continuación el Maestro sentado ante el piano y con la partitura delante fue relatando con tono mesurado, las distintos momentos de la ópera, que tiene un complicado argumento, no siempre claro y a veces contradictorio. Comenzó hablando de la Obertura, que calificó de intrascendente y alejada de la propia ópera, sin relación con ella.

En el primer acto Tamino trata de matar a la serpiente, pero se comporta como un cobarde, algo poco habitual en un protagonista. El tenor en la ópera es siempre el héroe y termina triunfando o muriendo. Aquí son las Tres Damas las que le salvan y además se enamoran de él. Le da así un papel preponderante a la mujer.

Continuó con un personaje fundamental, Papageno, un ser mitad pájaro y mitad humano, que es el pajarero de la Reina de la Noche, y le hace creer que es quien  mató a la serpiente y lo salvó, pero se presentan las Tres Damas que, y al ver que Papageno ha mentido,  le cierran la boca con un candado de oro. Este personaje tiene partes habladas complicadas y por eso es el único intérprete alemán de la ópera que se va a representar en el Maestranza.

Tamino se enamora de Pamina a través de un retrato que le entregan las Damas. En la intimidad, Tamino canta su amor por Pamina  y la Reina que lo escuchó quiere  que sea quien rescate a Pamina, que es su hija, y está secuestrada por un demonio llamado Sarastro, que vive en un castillo muy bien vigilado.

El Maestro siguió con la presentación de los personajes y ejecutando algunos de los pasajes más representativo y conocidos. Señala que Sarastro es el marido de la Reina y cómo induce a Tamino a que lo mate. Pero al mismo tiempo, Sarastro es un personaje misógino y de gran calidad humana, muy alejado de la perversidad de la Reina.

Resaltó el papel de Papageno, que está presente en buena parte de la obra, y las dificultades de la soprano de coloratura de la Reina. Se refirió a la Flauta, que parece que era de oro, pero en otros momentos se describe como de madera, que sirve para modificar el estado de ánimo de aquel que la escuche y hace más feliz a los hombres. Como contrapunto, a Papageno, que acompaña a Tamino en la liberación de Pamina, le regalan unas campanillas de plata que le protegerán del peligro con su sonido.

P1170242Mientras el Maestro fue contando la complicada historia de la ópera, a veces no muy clara,  con personajes que no eran lo que parecían ser, nos ilustró con diversos momentos musicales, lo que nos hizo comprender los detalles más significativos de lo que estaba expresando. Habló de las distintas influencias que tenía la música de la Flauta de composiciones propias anteriores y de otros músicos, e  inclusive de Bach.

Destacó el rito masónico que ocurre en el palacio de Sarastro, donde se encuentra un templo con tres puertas: la puerta de la Sabiduría, la de la Razón y la de la Naturaleza y cuando Sarastro y sus sacerdotes se reúnen en el templo y debaten la posibilidad de acoger a Papageno y a Tamino e iniciarlos en sus prácticas. Todos aceptan la propuesta, pero deberán ser virtuosos y superar una serie de pruebas.

Por otro lado aparece un personaje extraño, Monostatos, un esclavo negro, enamorado de Pamina que canta una hermosa aria para bajo, en la que se lamenta de su posición comprometida. No puede amar a un ser tan hermoso como la luna porque lo negro es feo. Es un signo de xenofobia. Se acerca a Pamina, pero la Reina de la Noche surge y Monostatos se esconde. Es en este momento cuando la Reina se enfurece al ver que Tamino se ha puesto del lado de Sarastro, y pide venganza, y canta el aria más famosa de la ópera («Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen»), donde expresa que se siente engañada y obliga a Pamina que mate a Sarastro.

A partir de entonces y en más de una ocasión, la ópera parce poder terminar pero prosigue contándonos qué pasa con los demás personajes.

La música es extraordinaria y hay arias magníficas para cada personaje, algunas famosas por su complejidad técnica: las arias de La Reina de la Noche, O zittre nicht (cuadro I del acto I), en donde intenta motivar a Tamino para que libere a su hija y, sobre todo la ya citada Der Hölle Rache (cuadro III del acto II), en donde aparece la segunda nota más aguda compuesta por Mozart para la música vocal, un fa 5, para cuya interpretación se necesita un grado de virtuosismo importante. También son muy conocidos otros fragmentos, como el quinteto de Papageno, Tamino y las Tres Damas, Hm, hm, hm… (cuadro I del acto I), con cierta comicidad, o el aria de Sarastro, (cuadro III del acto II), en donde muestra su sabiduría con la voz de bajo. También las intervenciones de Papageno, con su aria Klinget, Glöckchen, klinget y, sobre todo, su dúo con Papagena.

P1170254Para finalizar este breve relato, puede decirse que fue una tarde completa, donde el público que abarrotó la sala, disfrutó y aprendió del Maestro Halffter, mostrando su agradecimiento con aplausos en varias ocasiones. El Maestro se comprometió a darle continuidad a este tipo de coloquios y señaló asimismo su apuesta por los jóvenes valores a lo que la ASAO contribuye con la organización del Certamen de Nuevas Voces.

El próximo día 11 de febrero se tendrá en la Sala de Prensa del Teatro a las 19h, la Mesa en Torno a “La Flauta Mágica”, que estará centrada en la producción que se representará a partir del día 12. Será moderada por nuestro Socio Florentino del Valle Rodríguez y contará también con la del Director Musical Pedro Halffter.

Puede encontrar una Galería de fotos con algunos momentos del Acto PULSANDO AQUÍ