RECITAL DE BERNA PERLES. Crítica de Andres Moreno Mengibar

Recital de Berna Perles

11 de febrero de 2017. Teatro de la Maestranza, Sala Manuel García.

Obras de García Abril, Turina, Luna, Moreno Torroba, Mozart, García, Bizet y Donizetti.

Francisco Soriano, piano.

 

P1170289Vencedora en el último Certamen Nuevas Voces y clara triunfadora de la Carmen del Alcázar del pasado septiembre, la malagueña Berna Perles hizo su presentación formal en el Teatro de la Maestranza con un exigente y completo recital .

Por temperamento y por características de su voz, Perles se desenvolvió con mayor profundidad y naturalidad en el mundo operístico de la segunda parte que en el más íntimo universo de la canción de la primera parte. Con todo, la soprano hizo un notable esfuerzo por adaptarse al clima recogido de canciones como las de García Abril, en las que evitó efusiones excesivas y en las que recurrió a magníficos reguladores. En las piezas de Turina pudo soltarse algo más en la demostración emotiva, sobre todo en Cantares, atacados con ayeos muy bien definidos y fraseados a base de una expresiva combinación de legato y de rubato. Casticismo sin exageraciones fue el dominante en las piezas zarzuelísticas, en las que sin embargo afloraron algunos tonos metálicos en las notas más agudas, que sonaron algo forzadas.

P1170306Tras un Mozart poco idiomático y en las que las agilidades quedaron rígidas y con cambios de color en la zona grave, el canto ligado y la emotividad a flor de labios afloraron en el resto del programa, especialmente en la bellísima aria de Manuel García, a la que Perles supo dotar de un matiz diferencial en cada una de las variaciones, culminando con una frase final plenamente emotiva. El aria de Micaela se la recordamos en septiembre más recogida e íntima, más acorde con el personaje, pero en la velada del Maestranza nos apreció fraseada con más energía y con excesivo dramatismo.

P1170316Perles se mueve con gran naturalidad en el lenguaje belcantista y así lo corroboró con Regnava nel silenzio de Lucia di Lammermoor. Aquí estuvo más firme en la cavatina, exhibiendo su control de la frase, su capacidad para ligar las notas con elegancia y siempre sobre el fiato. Debe controlar la tendencia a cerrar la emisión y oscurecer el sonido en la zona central, en la que a veces se detecta un poco natural cambio de color en los pasajes rápidos. Ésta es precisamente la asignatura que tiene Perles pendiente de mejorar, la del control de las coloraturas, que de momento suenan con cierta rigidez y sin la necesaria soltura en los pasajes picados y en las escalas.

P1170294

Tuvo siempre a su lado al piano delicado y detallista de Soriano, que supo darle las notas de color a los acompañamientos de Turina y que siguió a la cantante con mimo.

Andres Moreno Mengibar

Estamos publicando una Galería Fotográfica de algunos momentos del recital, que puedes ver PULSANDO AQUÍ