ENTREVISTA A ALEJANDRA ACUÑA

“Recibir este premio es de vital ayuda e importancia”

La mezzosoprano colombiana desarrolla una carrera importante a uno y otro lado del océano. Ahora la ciudad de Sevilla le ha abierto las puertas a través del Premio Sevilla Ciudad de la Ópera, otorgado por el Ayuntamiento de Sevilla, dentro del Certamen Nuevas Voces de la ASAO.

 

P: ¿Cómo comienza tu trayectoria en el canto lírico?

Cuando empecé a estudiar música, mi objetivo no era el de convertirme en cantante lírica. Era estudiante de Bandola Andina (instrumento típico colombiano) y mi énfasis era pedagogía musical. Pero mientras avanzaba en la carrera y hacía parte de los diferentes coros y ensambles vocales de la universidad, maestros de la cátedra de canto, como el colombiano Alejandro Roca y la Norteamericana Sarah Cullins, me fueron convenciendo del potencial como cantante. Finalmente, me dieron un ultimátum, ofreciéndome ser la  Mezzosoprano solista en la Misa en Tiempos de Guerra de J. F. Haydn y hacer una gira por algunas ciudades de Colombia. En ese momento pasé al programa de Canto Lírico de la Universidad Central de Colombia, donde culminé mis estudios en el 2014. De esta manera, el canto se ha robado mi corazón y no concibo mi vida haciendo algo diferente a hacer que la música llegue a muchas personas a través de mi voz.

 

P: ¿Cuál es la situación actual en el sector operístico en tu país, Colombia? 

He tenido la oportunidad de estar este verano llevando a cabo algunos conciertos en mi país y me llena de felicidad ver cómo cada año la actividad cultural crece cuantiosamente. Son cada vez más los teatros que están dispuestos a producir no sólo un montaje sino varios al año, y es grato ver cómo cada uno de ellos cuenta con la participación de, al menos, un par de cantantes colombianos. Si bien, es cierto que hay dificultades a nivel económico, pero se ha demostrado que Colombia tiene potencial y talento de todo tipo para hacer montajes que están a la altura de producciones de reconocidos teatros en el mundo.

 

P: ¿Qué te hizo decidirte por las dos obras que interpretaste en el Certamen Nuevas Voces de la ASAO?

La primera obra que canté fue el Aria de Romeo ‘Lieto del dolce incarco’, de la Ópera I Capuleti e i Montecchi de Bellini. Escogí el aria, porque siento que en este momento, los llamados papeles de pantalón van muy bien para mi voz, tiene un registro muy amplio y con la que se puede demostrar tanto agudos como graves. Requiere también un excelente manejo del legato, control del aire, y por su longitud, buen apoyo y resistencia.

La segunda obra que canté fue ‘Una voce poco fa’ de la Ópera El Barbero de Sevilla de Rossini. Me emociona hablar de esta obra, porque fue realmente un honor cantar un aria del Barbero de Sevilla en Sevilla. Paseando por las calles de esta hermosa ciudad, corroboré la magia que hay en ella, y hallé la razón a muchos compositores de escogerla como lugar para desarrollar sus óperas. Es un aria que muestra también versatilidad, resistencia, agilidad y, por supuesto, como es característico del repertorio Rossiniano, capacidad actoral.

 

P: ¿Qué ha supuesto para ti recibir el Premio Sevilla Ciudad de la Ópera dentro del Certamen Nuevas Voces?

Ha sido, realmente un honor recibir este maravillosos premio. Es muy emocionante, ya que la competencia fue dura. Mis compañeros son cantantes extraordinarios y creo que el nivel en general de todos fue muy alto y parejo. Agradezco al Jurado y a toda la organización porque, después del concurso, he visto la repercusión que tiene este importante certamen en mi carrera, con diversas invitaciones a cantar en auditorios a lo largo del territorio Español. Para un cantante extranjero esto es de vital ayuda e importancia.

 

P: ¿Cuáles son tus próximos proyectos? 

Ahora, en Colombia, he estado realizando conciertos dentro de los que se destaca ‘Jóvenes talentos’ en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá. Viajaré a Madrid, ciudad que me ha acogido y que me ha abierto las puertas. Seguiré en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, escuela maravillosa que ha sido fundamental en mi formación como cantante, y dónde terminaré el grado de Máster en el verano del 2018. Me encuentro también preparándome para el montaje de dos óperas, una de ellas es  L’elisir d’amore, de Donizetti, en donde debutaré con el papel de Giannetta, con la Asociación Manchega de la Ópera, y también Don Giovanni de Mozart, cantando el  rol de Zerlina en La Escuela Reina Sofía, bajo la dirección del reconocido Maestro Ruggero Raimondi.

foto angelaEntrevista realizada por nuestra colaboradora Ángela Fernández, Licenciada en Comunicación por CEADE.