Entrevista a nuestro Presidente

Imagen 007

La revista Maestranza en su número 3o de Septiembre de 2015 publica la siguiente entrevista, concedida por nuestro Presidente a D. Ignacio Trujillo.
El pasado 9 de Febrero fue elegido Presidente Emilio Galán en la Asamblea General Ordinaria de la Asociación. Este malagueño, afincado en Sevilla desde hace treinta y tres años, es Doctor en Geología por la Universidad Complutense de Madrid, Catedrático de Cristalografía y Mineralogía, y Profesor Emérito en la Universidad de Sevilla. Investigador de prestigio internacional en el ámbito de la Mineralogía Aplicada, parece todo lo más alejado de la música y de la ópera que en principio cabe imaginar. Sin embargo, la ópera no solo es una afición desde la adolescencia, sino que inclusive llegó a cursar varios años de solfeo y canto, cuando hacía el Bachillerato.
¿Emilio, desde cuando empezó tu afición a la ópera?
En mi casa, mis padres cantaban zarzuelas, a veces dúos, mi padre con una estupenda voz de barítono y yo los escuchaba embelesados. Además teníamos muchos discos de 78 revoluciones que escuchábamos en una gramola. Zarzuelas completas y discos con algunas romanzas, que aún conservo, por Marcos Redondo, Emilio Vendrell, Cora Raga, Ángeles Otein, Victoria Racionero, etc. Eran Los Gavilanes, Bohemios, La verbena de la Paloma, La canción del Olvido y otras más. También oí por primera vez a Emilio Sagi Barba o a Miguel Fleta. Conservo un magnífico Prólogo de Pagliacci por Marcos Redondo y una Vendetta de Rigoletto por Titta Ruffo. Poco a poco también fui oyendo ópera. Recuerdo ya estudiando la carrera en la Universidad de Granada haber ido a Málaga a las temporadas de ópera que se hacían en Febrero en el Teatro Cervantes. En Málaga vi por primera vez a Alfredo Kraus en Rigoletto y La Favorita, algo inolvidable. Desde aquellos tiempos soy “krausista” convencido.
¿Desde cuándo perteneces a la ASAO?
Desde sus comienzos. Me hice socio en cuanto descubrí su existencia. Siempre he creído en ella y he colaborado cuando se me ha pedido.
¿Pensaste que un día podrías ser el Presidente?
Pues no, realmente no. Porque no soy una persona conocida en la Sociedad sevillana y creo que un Presidente debe conocer bien a la Sociedad sevillana y ser conocido por ella. Soy un científico, conocido en mis campos de investigación, bastante encerrado en los ámbitos universitarios y académicos. Además nunca he investigado y publicado sobre ópera.
¿Piensas que eso es un hándicap?
Creo que sí, pero trataré de compensarlo con mi trabajo y presencia en los diversos ambientes que guarden relación con el mundo lírico.
¿Cómo has encontrado la ASAO?
En un estado bastante precario. Muchos socios han perdido la confianza y la han abandonado, y no lo entiendo porque se hacen muchas cosas. Quizás no las “vendemos” bien como propias.
¿Qué planes tienes para incrementar el número de socios y la ilusión?
Pretendo primero dar continuidad a lo que se viene haciendo, que no es poco: Certamen de Nuevas Voces, Conferencias en el Real Círculo de Labradores, Mesas Redondas en torno a…, en las vísperas de los estrenos, colaboración estrecha con el Maestranza y el contacto periódico con los socios a los que se les envía información de todos los acontecimientos musicales de Sevilla. Además de esto pretendo que se programen con nuestra colaboración cursos para fomentar la educación de la ópera en los Centros de Primaria y Secundaria, y en la Universidad. Influir hasta donde podamos en que las autoridades competentes crean en la cultura de la ópera en Sevilla y dediquen más fondos. Mantener un contacto más fluido con los socios mediante correo electrónico y una actualización de la página web. Y sobre todo estamos abiertos a nuevas iniciativas que también deben de emerger de nuestros socios.
Bueno, Emilio, te deseo muchos éxitos por el bien de todos los aficionados.

Muchas gracias.
Ignacio Trujillo